ZACATECAS

CRÓNICA DE UN FRACASO ANUNCIADO

 

 

 

Mtro. Óscar Castruita Hernández

 

 

 

   Colaboración / 08 de febrero 2021

 

 

 

Describir la inconsistencia entre los planteamientos iniciales por parte del Instituto del deporte del Estado de Zacatecas (INCUFIDEZ), haciendo un contraste respecto sus resultados y logros alcanzados, simplemente resulta en establecer una paráfrasis con el título de una novela de Gabriel García Márquez: Simplemente estamos ante la crónica de un fracaso anunciado.

 

Cuando los resultados no son consistentes con lo planeado o lo esperado, simplemente podemos considerar como un fracaso a la actual gestión, no es tan sólo una opinión, es un juicio objetivo en relación con sus logros obtenidos.

 

Dice un popular refrán que “El mayor error que se puede cometer, es creer que usted está trabajando para alguien más”.

 

En esta frase se resumen percepciones, que después se convierten en realidades.

 

Éste ha sido el problema en el deporte y la actividad física en Zacatecas, sólo intenciones, no realidades.

 

El INCUFIDEZ, ha desperdiciado a lo largo de muchos años, la oportunidad para favorecer la calidad de vida de su población en toda la entidad y en consecuencia del deporte, que es el elemento básico o toral en la misión de todos los institutos del deporte del país.

 

La salud actualmente convertida en el don más preciado por encima de cualquier bien material, no ha sido considerada entre la oferta real del responsable del deporte y la actividad física en Zacatecas, hay estudios documentados desde la década de los sesentas en países como Canadá, que demuestran que la práctica sistemática del deporte y la actividad física, logra generar en su población cambios positivos conductuales como detonantes de  una mayor productividad, economía, disminución de  gastos en salud, diversificación del deporte, desarrollo de bases para toda la vida desde las etapas tempranas en el deporte escolar, pasando por la vida adulta, y la vejez con una inversión, que no es un gasto, para tener una población feliz, saludable, con vida plena, baja delincuencia, y amplio desarrollo humano.

 

En México tenemos casos exitosos en diferentes estados en los cuales los institutos del deporte han logrado diseñar, organizar y aplicar, amplios programas sociales abarcando de un 20 a un 60% de la población, en beneficio de los habitantes del Estado.

 

Incluyendo deportistas de alto rendimiento, inspiración para niños y jóvenes quienes alcanzan sus sueños al detectar su potencial talento deportivo, igual con personas con alguna discapacidad, pero con el interés y potencial de desarrollarse en el medio del deporte.

 

Para el logro de esos propósitos se requiere de una planificación precisa que contemple las expectativas y necesidades de la población, y permitan desarrollar planes y programas para generar los presupuestos correspondientes, confiables y transparentes para lograr eficacia y eficiencia en la aplicación del gasto público, que finalmente procede de la bolsa de los zacatecanos.

 

Como consecuencia de esta planeación se deriva la definición de productos y servicios que el gobierno debe ofrecer a través de esta institución, para así generar el impacto deseado: estimular el desarrollo del deporte escolar, el deporte social, el deporte laboral y finalmente llegar al deporte de alto rendimiento, y como consecuencia, generar estilos de vida saludables a través del deporte y la actividad física, para toda la vida.

 

Un deporte sostenible exige métricas que deben ser expuestas a la población con total transparencia, para de este modo conocer cómo se aplica el recurso y a través de la mejora continua articular los esfuerzos de gobierno y sociedad en beneficio de la población.

 

El INCUFIDEZ, es la antítesis de esta exposición argumentada.

 

Es evidente la ineficacia y más la corrupción que se ha presentado en un grupo selecto, que sólo ha obtenido beneficios personales de esta institución. La falta de programas sociales, de desarrollo del deporte, infraestructura, profesionales del deporte, es muestra de ello. Hoy más que nunca se requiere una vinculación de la sociedad a través de la capacitación y orientación que permita que en barrios y colonias puedan establecerse proyectos y programas con promotores deportivos voluntarios, pese a las restricciones económicas existentes.

 

Es momento de despertar, de definir con claridad la visón y misión a implementar para las futuras generaciones y el desarrollo social y humano al cual genuinamente aspira la sociedad zacatecana.

 

Esto demanda de personal calificado con una alta formación académica y expertise en el área, además de méritos, trayectoria, capacidades, experiencia y competencias que permitan trazar la ruta del deporte en Zacatecas.

 

De lo contrario el pozo en el cual está sumergido el INCUFIDEZ cada vez será más profundo, como consecuencia de la falta de compromiso ético de las personas que lo dirigen y lo han dirigido los últimos tres gobiernos. Y de no comenzar de inmediato, tomará decenas de años para que Zacatecas tenga el deporte que merece.

 

No solo se le puede apostar al deporte espectáculo en Zacatecas, es necesario situar el interés gubernamental en el deporte transversal, es decir, deporte para la construcción de un ciudadano más completo, funcional y sano, como un proceso de formación social y educativa.

 

Actualmente, al no existir esto, recrudece la percepción en la falta de crecimiento, empuje y resultados, que termina por evidenciar la inmoralidad en las acciones de los dirigentes y de sus colaboradores sin perfil profesional, lo que conlleva a la urgente necesidad de dar un giro de 360° para que la población sea beneficiaria de mejores acciones, con la ética y deontología propia de un digno dirigente y de sus colaboradores, con  perfiles apropiados para planificar al menos cuatro factores determinantes para obtener resultados: un equipo bien consolidado y profesional; infraestructura y equipamiento apropiado de acuerdo a la regiones  del estado de Zacatecas; planes, programas, protocolos de actuación y rendición de cuentas; y finalmente crear una cultura a nivel de la sociedad, en la cual el gobierno sea un facilitador para generar acciones en favor del deporte de corte social, no sólo competitivo.

 

Hoy por hoy, Zacatecas no cuenta con una reserva de atletas o deportistas jóvenes con elementos técnicos que se puedan predecir como representantes de nuestro país en juegos olímpicos o mundiales.

 

No existe peor error que seguir haciendo las mismas prácticas y esperar resultados diferentes. Es hora de reorientar el camino.

 

No nos faltan recursos, nos sobran ineptos que dicen que pueden y que saben, pero no pueden ni saben demostrar con resultados ni con cédulas profesionales sus conocimiento, habilidades y destrezas profesionales.

 

Esto está por cambiar con la voluntad y conocimiento de los profesionistas en materia del deporte, cultura física y educación física de Zacatecas.

 

Y no queda más que decir, que al analizar los resultados la presente administración del INCUFIDEZ, se puede calificar como un “fracaso esperado”.

 

 

 

Contacto

Noticias de Zacatecas

También nos puedes seguir en: